Ir al contenido principal

Nuevo

Abrimos tienda ONLINE
Conoce los productos que tenemos disponibles.


Continúa descubriendo tu cuerpo y el de tu pareja, atrévete a experimentar nuevas sensaciones con los juguetes que tenemos para ti.  


Cerdito estimulador de clítoris
$463.00


Masturbador SelfLove
Pulpo

$511.00

Vibrador portátil 3 cabezas

$296.00

Vibrador doble - clítoris y punto G
$1,677.00

Succionador y Vibrador para clítoris
$945

EroKit

$396.00

Comentarios

Sé nuestro amigo

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Popular Posts

La pornografía en México. Espacios en la historia.

El consumo de la pornografía se ha vuelto un tema sensible a nivel mundial, su consumo en exceso puede ser considerado un comportamiento sexual compulsivo según la OMS . Sin embargo, no deja de ser una de las industrias más grandes con al menos tres millones de usuarios que pagan por este contenido en todo el mundo. Fotografías, pintura, esculturas, libros ilustrados y llamadas telefónicas son expresiones alternativas de la pornografía. Expresiones que traspasan del erotismo a la exposición explícita del acto sexual con el simple propósito de provocar excitación y placer. Ahora bajo una nueva ola de apertura sexual, exploración y descubrimiento, se vuelve a incluir el consumo de pornografía como un medio de referencia para la educación sexual de los jóvenes, enfrentando los tabúes y conflictos sociales que trae consigo el mismo contenido. Leer también: ¿Para quien es el porno? Se podría pensar que los clips pornográficos en México son cosa muy nueva, sin embargo, desde tiempos anteri

Deseo tras la puerta.

En algún momento lo había escuchado, definitivamente esa era, pero en su memoria no había rostro para esa voz. Había escuchado las palabras más hermosas impregnadas en ese sonido. La marca de un desconocido grabada en sus recuerdos. Con cada frase la hacía sentir un calor viril que la seducía, imaginaba cómo la tomaba por la cintura, y la atraía hacia sí. Miró a todos lados, acalorada buscó un asiento cerca de donde provenía el sonido. La imagen volvía a su cabeza, lo vio acercándose y llevarla a un sitio privado él había empezado a acariciar sus glúteos, su mano entera se posó amoldándose a la curvatura y presionó, soltó un ligero suspiro de satisfacción más no se dejó llevar por la excitación. Sonrió y sin ningún aviso metió su mano entre sus glúteos y masajeó suavemente, dando ligeros pellizcos entre sus piernas, le agradaba el sonido de la respiración de la chica agitándose, paró por un momento y le dio una ligera nalgada.  Mientras ella disuadía la confusión y aceptaba s