Ir al contenido principal

Rompiendo el hielo: Autoerotismo y Relaciones.


Anteriormente hablamos sobre los términos sexualidad, sexo y erotismo. Brevemente aclararemos que sexo se refiere a la condición biológica/fisiológica que define a hombres y mujeres, también se usa para describir el acto sexual o coito y, a veces, como sinónimo de género. El erotismo es la característica psicoemocional que acompaña al instinto biológico de la reproducción, el erotismo, entre tras cosas, es lo que nos hace relacionarnos en parejas y expresar nuestra atracción sexual hacia otros y buscar el placer, por último, la sexualidad es una parte de nuestra identidad como individuos que se conjuga por diferentes rubros de la personalidad y preferencias que vamos descubriendo y desarrollando a lo largo de la vida. La sexualidad forma parte de nuestra identidad.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay 


Ahora que entramos en el tema habrá que profundizar en la exploración. El autoerotísmo es el primer acercamiento a descubrir nuestra sexualidad y es una de las herramientas que tenemos para desarrollarla a conciencia. Empezando por la curiosidad que provoca el cambio del cuerpo durante la pubertad, nos encaminamos a conformar nuestra identidad y a veces hasta a cuestionar nuestras creencias, mayormente inculcadas por nuestro entorno social. El proceso de cambio comienza y entonces debemos reinventarnos a través de una sexualidad manifiesta en desarrollo.

No aprendemos a conocer nuestro cuerpo como algo nuestro completamente. Lo usamos y punto.

Comenzamos a ver nuestro cuerpo como algo más, lo observamos con asombro o podemos llegar a juzgarlo sin piedad, lo vemos como algo ajeno pero que siempre ha estado con nosotros. A veces tendemos al rechazo y es una etapa común que todos pasamos, sin embargo, por distintos motivos culturales y sociales no aprendemos a conocer nuestro cuerpo como algo nuestro completamente. Lo usamos y punto.


Cuando hablamos de sexualidad con el propósito de verlo como una parte más de nuestra identidad, comenzamos a cuestionarnos sobre todo lo que conocemos y nuestro papel en la sociedad. ¿Cómo me ven los demás? ¿Soy atractivo? ¿Porqué no puedo ser como ese modelo? ¿Tengo que ser diferente a lo que soy? Así entendemos que la sexualidad no se encasilla en el coito y la reproducción, sino que involucra una concepción de otros aspectos de nuestra vida.

Imagen de Irina Ilina en Pixabay 
Para comenzar a gozar de nuestro cuerpo primero tenemos que reconciliarnos con él, conocerlo palmo a palmo para hacerlo nuestro de nuevo. Aunque al género masculino le es más fácil experimentar sin restricciones, las mujeres han comenzado a hablar sobre la masturbación con más apertura y, por lo mismo, se han logrado compartir nuevos conocimientos e ideas con respecto al placer y el cuerpo tanto femenino como masculino, ayudando a llevar más allá el placer, el erotismo y. ¿Porqué no? La vida en pareja.

Al descubrir nuestro cuerpo sexuado entramos a un mundo nuevo y eso no tiene nada que ver con la edad o los procesos biológicos, sino que en todo momento podemos empezar a autoexplorarnos. Podemos descubrir más sobre nuestros gustos, nuestras intenciones y quizás cuestionemos la manera en que nos hemos relacionado con las personas hasta ahora. Hay partes de nuestro carácter que se ocultan hasta el momento de la interacción sexual. Quizás podemos ser fuertes en todo momento y empezar a temblar cuando una persona que nos parece atractiva se acerca a nosotros, nos hace sentir una vulnerabilidad de la que no éramos conscientes. Nos ofrece una nueva gama de sensaciones.

Tras conocernos y haber definido nuestros límites podemos empezar a evaluar nuestra relación con otras personas, la afinidad que desarrollamos hacia personas de un género u otro, la manera en que interactuamos con ellos, qué nos gusta de nuestras relaciones e incluso nos descubriremos rompiendo esquemas de comportamiento. Es importante desarrollar la relación con nuestro yo sexual para emprender la interacción sexual con quien nos atrae. De esta manera, sabremos qué clase de relación estaremos construyendo con los otros, cómo seremos tratados en uno y otro aspecto de nuestras vidas y esta relación empieza desde el respeto y la correcta comunicación de nuestros límites.

Así que, ¿Ya conoces a tu yo sexual?

Comentarios

Buy me a drink

Buy me a drink
Buy me a drink

Entradas más populares de este blog

Deseo tras la puerta.

En algún momento lo había escuchado, definitivamente esa era, pero en su memoria no había rostro para esa voz. Había escuchado las palabras más hermosas impregnadas en ese sonido. La marca de un desconocido grabada en sus recuerdos. Con cada frase la hacía sentir un calor viril que la seducía, imaginaba cómo la tomaba por la cintura, y la atraía hacia sí. Miró a todos lados, acalorada buscó un asiento cerca de donde provenía el sonido. La imagen volvía a su cabeza, lo vio acercándose y llevarla a un sitio privado él había empezado a acariciar sus glúteos, su mano entera se posó amoldándose a la curvatura y presionó, soltó un ligero suspiro de satisfacción más no se dejó llevar por la excitación. Sonrió y sin ningún aviso metió su mano entre sus glúteos y masajeó suavemente, dando ligeros pellizcos entre sus piernas, le agradaba el sonido de la respiración de la chica agitándose, paró por un momento y le dio una ligera nalgada.  Mientras ella disuadía la confusión y aceptaba s

Ventajas de la auto exploración

Muchas personas adultas aún no se reconcilian con su Yo sexual , les cuesta aceptar abiertamente esta parte de su identidad y su fisiología, por lo mismo, el aprendizaje al respecto se entorpece, a veces afectando algunos rasgos en nuestro carácter. Debemos saber que la sexualidad es una parte fundamental de nuestra personalidad y por lo tanto se desarrolla a lo largo de nuestra vida y también cambia. Comúnmente nos avergonzamos al querer empezar a descubrir esta parte de nosotros, las mujeres en su mayoría, ya que el hombre ha tenido menos restricciones en cuanto a la auto exploración, pero es momento de sentirnos tranquilos y abrazar la sexualidad en nosotros, está presente en el cuerpo todo el tiempo, se manifiesta en el lenguaje, en nuestras relaciones, en los medios de comunicación y en el plan de vida que nos hemos forjado. Por lo tanto, hay que admitir que las preguntas y la auto exploración son algo normal y completamente necesario. Habrá que aprender nuevamente a descubri

Sexualidad en pareja: Relaciones y consentimiento.

Las relaciones interpersonales son una necesidad básica humana, nos enseñan a convivir y formar parte de nuestra comunidad, todos cumplimos un rol como hombres y mujeres. Se nos designan determinadas tareas o características que nos vuelven funcionales  dentro de la sociedad. En la pareja también se nos ha instruido para cumplir un rol . Si hablamos de la pareja convencional, heterosexual, se dicta que el hombre debe proveer y la mujer debe atender y cuidar de la pareja y los hijos, el rol ha evolucionado y se ha ido modificando dependiendo las circunstancias . También se han designado tareas y comportamientos en la intimidad con la pareja . Se dice que la mujer debe ser sumisa y ceder o complacer ante las necesidades del hombre, se habla de que la demostración de apetito sexual es exclusiva del género masculino, cuando ya  se han desmentido tales afirmaciones . Para comenzar a romper con estos roles cada vez menos cómodos para nuestro estilo de vida, es necesario tener un conocimie