Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2017

Deseo tras la puerta.

En algún momento lo había escuchado, definitivamente esa era, pero en su memoria no había rostro para esa voz. Había escuchado las palabras más hermosas impregnadas en ese sonido. La marca de un desconocido grabada en sus recuerdos. Con cada frase la hacía sentir un calor viril que la seducía, imaginaba cómo la tomaba por la cintura, y la atraía hacia sí. Miró a todos lados, acalorada buscó un asiento cerca de donde provenía el sonido. La imagen volvía a su cabeza, lo vio acercándose y llevarla a un sitio privado él había empezado a acariciar sus glúteos, su mano entera se posó amoldándose a la curvatura y presionó, soltó un ligero suspiro de satisfacción más no se dejó llevar por la excitación. Sonrió y sin ningún aviso metió su mano entre sus glúteos y masajeó suavemente, dando ligeros pellizcos entre sus piernas, le agradaba el sonido de la respiración de la chica agitándose, paró por un momento y le dio una ligera nalgada.  Mientras ella disuadía la confusión y aceptaba s

Sobre un sillón de piel.

Me sorprendes con la mirada puesta sobre un brazo derecho. Tiene el reloj en él y no en el izquierdo como es la costumbre; me conoces y entiendes lo que eso significa: una puerta abierta a lo diferente. Es el único cliente que se hace atender en la barra. El cabello lacio, caído al frente, parece un telón que le aísla de los demás; con un codo apoyado en la barra, desgarbado y empinado sobre un tarro de cerveza, parece como si temiera una llamada de atención. "Sólo en un bar como éste, donde lo que importa es el consumo, podrían dejarlo pasar, pienso, mientras repaso los trazos de su cuerpo menudo, desvanecido entre los pliegues de la camisola negra -dos tallas más grande, seguramente-, y ajustado, hacia las piernas, por un pantalón de mezclilla y unas botas como las que usan los militares, quizás para sentirse más hombre. Los labios rojos , sin duda, producto de una esmerada alimentación todavía materna; la piel ligeramente sonrojada por el tránsito de dos cervezas que reco

Las vergonzosas frases del no-virgen.

La sexualidad es, actualmente, un tema común a tratar y desde edades muy tempranas se le enseña a los jóvenes este proceso natural y gradualmente, con las nuevas generaciones se va perdiendo el rechazo a la presencia del  acto sexual  en las conversaciones cotidianas. Por ello, en esta ocasión me atrevo a comentarles un lado  humorístico  de ésta actividad que, después de cierta edad, se vuelve cotidiano. A pesar de que puede haber miles de situaciones divertidas al activar nuestra vida  sexual  hay que resaltar que lo que decimos durante el acto es algo que va a marcarlo todo de ese momento en adelante. Estas son algunas de las  frases  -preguntas-  reconocibles   para un no-virgen : ¿Está bien así?  ¡Diablos! No sé si se está dando una demostración y si le digo que si, hará algo mejor o de verdad no sabe lo que hace. En la actualidad lo que más nos venden es la idea de dar  placer  a la pareja, ser considerados. Además de que siendo un inexperto en el area sexual siempre va

Buy me a drink

Buy me a drink
Buy me a drink